Prostitutas cuenca trata de prostitutas

prostitutas cuenca trata de prostitutas

La investigación comenzó en noviembre de tras la denuncia de dos víctimas en España que escaparon de los explotadores. Las víctimas contaron a los agentes la situación a la que fueron sometidas desde su llegada al país.

Tras la fuga, los miembros del grupo amenazaron mediante llamadas y mensajes a las dos chicas. La Policía contactó con las autoridades paraguayas, centrando los esfuerzos en localizar a los miembros de la organización criminal en ambos países. Cuando las víctimas pagaban la deuda recibían instrucciones para el viaje sobre cómo comportarse ante la presencia policial, cómo vestirse y qué responder a las preguntas en los controles fronterizos, a fin de simular ser turistas y poder cruzar la frontera.

Las víctimas debían ejercer la prostitución bajo fuertes amenazas. Les advertían de que tenían una deuda de 3. Residían en el club y tenían prohibido abandonarlo sin el consentimiento de los explotadores. Detuvieron a tres personas, y registraron una gestoría y una agencia de viajes involucradas en la trama de captación y traslado de las víctimas. Iniciar sesión para participar. Salía sonriente este agricultor, que a punto estuvo de hacerse cura.

La foto apareció en toda la prensa local con el titular: El primer alcalde de España que apoya los clubes de alterne. En el pueblo hubo quien le criticó. Precisamente José María, un cordero de Dios, poniendo aquel cartel en un antro de perdición. Nadie salía de su asombro. Él explica ahora, en frío, que fue una encerrona. Le invitaron a comer los del club y, como dice ser "hombre de bien", de los que no les gusta hacer un feo a nadie, allí que se presentó. Sin saber que iba a quedar inmortalizado como el primer edil en apoyar a los nigths clubs.

Le dejó mal sabor de boca aquel traspiés. Pero nunca lo propongo yo". La indiferencia de primeras, esa mueca que pone José María a los que quieren acabar la noche en el club, es su pequeña venganza contra el negocio.

Aquí han actuado también Los Chicos o Manolo de Vega. Hay clientes de todo tipo: Se baila cumbia, salsa, merengue. La mayoría de las prostitutas son de Paraguay. Las redes de captación de chicas, antes instaladas en Brasil y Colombia, se han fijado ahora en el país suramericano.

Trabajaba antes en su país de camarera con un sueldo miserable. Le propusieron venir a España para trabajar en el burdel. No soy esclava de nada. Vine a ganar dinero", asegura. Sólo le molesta que le pidan "perversiones" en la cama y que vengan algunos clientes a prometerle que le van a hacer los papeles y a sacarla de este mundo. No se escuchan esta noche historias tristes.

Aparentemente, todo es juerga, diversión. Ni rastro del drama de la prostitución. Nadie habla sobre los problemas que supone abandonar un país, vivir en un club de carretera, venderse al primero que entre.

No cabe hoy esa versión en la sala El Molino. Las chicas le saludan, le vitorean, y él no para de preguntarles de forma retórica si éste es el sitio donde mejor les han cuidado. Todas dicen que sí, claro. Flores cuenta que la treta para saltarse la legalidad es decir que esto es un hotel, con una discoteca, donde las chicas pagan 40 euros al día por habitación y comida, y que ellas hacen lo que quieren con la gente que frecuenta el local.

Flores se jacta de que en la puerta hay un cartel en el que se lee: La policía ha hecho varias redadas en el club. Basta con teclear en Google el nombre de su local y aparecen noticias de que hablan de la desarticulación de la mayor red de prostitución en la zona.

La cosa siempre acaba igual:

En este lugar de Cuenca, la mayoría de las prostitutas vienen de Paraguay, donde hay redes de captación. En el escenario canta Karlo, un cincuentón que en los setenta fue finalista del festival de la OTI. A cada rato, uno de ellos coge de la mano a una prostituta y se marcha tan contento a una habitación de la planta de arriba. La escena es casi idéntica, cambiando el atrezo, en el resto de clubes que se apiñan en un tramo de unos pocos kilómetros de la N, donde hay una decena de burdeles con unas mujeres.

Algunos detestan que sus pueblos sean conocidos por la prostitución: La constelación de luces de neón, carteles de mujeres desnudas y sirenas parpadeantes forman ya parte del paisaje.

En Casas de los Pinos, por las tardes, se juega en los bares al matarratas, un juego de cartas. Antes de ponerse en faena, el alcalde, Antonio Ruiz PP , aclara de primeras que "no hay vicios de putas en este pueblo".

Pero todos tienen una opinión sobre el tema. Las chicas no hacen vida en el pueblo. Como mucho aparecen para ir al médico o hacer algunas compras. En el pueblo no se vería bien que uno de ellos fuese del brazo de una chica de burdel. Le criticarían, pero tampoco quiere decir eso que a todos les parezca mal a lo que se dedican. Y a fe que lo intentan. En la comarca se dice que en la azotea hay un helipuerto al que llegan grandes personalidades en busca de juega: Lo que sí se ve en el aparcamiento son coches de gran cilindrada y limusinas.

La colocó hace 10 años el anterior alcalde, José María Madrid, que también aparece hoy por el bar del pueblo. Dice que aquello le costó un disgusto. Le retrataron colocando la placa junto al dueño del garito y el jefe de la patronal de los prostíbulos, José Luis Roberto, un viejo conocido del negocio que también es líder de un partido político de ultraderecha. Salía sonriente este agricultor, que a punto estuvo de hacerse cura. La foto apareció en toda la prensa local con el titular: El primer alcalde de España que apoya los clubes de alterne.

En el pueblo hubo quien le criticó. Precisamente José María, un cordero de Dios, poniendo aquel cartel en un antro de perdición. Nadie salía de su asombro. Él explica ahora, en frío, que fue una encerrona. Le invitaron a comer los del club y, como dice ser "hombre de bien", de los que no les gusta hacer un feo a nadie, allí que se presentó.

Sin saber que iba a quedar inmortalizado como el primer edil en apoyar a los nigths clubs. Le dejó mal sabor de boca aquel traspiés. Pero nunca lo propongo yo". La indiferencia de primeras, esa mueca que pone José María a los que quieren acabar la noche en el club, es su pequeña venganza contra el negocio. Aquí han actuado también Los Chicos o Manolo de Vega.

Hay clientes de todo tipo: Se baila cumbia, salsa, merengue. La trama, asentada en España, utilizaba las redes sociales para contactar con las mujeres en Paraguay , a quienes ofrecían la promesa de trabajar como empleadas domésticas o para cuidar a personas mayores, cuando en realidad debían ejercer la prostitución y pagar una deuda a la organización para costear el viaje. Llegaban a firmar un documento de reconocimiento de deuda con los criminales asentados en Paraguay.

La investigación comenzó en noviembre de tras la denuncia de dos víctimas en España que escaparon de los explotadores.

Las víctimas contaron a los agentes la situación a la que fueron sometidas desde su llegada al país. Tras la fuga, los miembros del grupo amenazaron mediante llamadas y mensajes a las dos chicas.

La Policía contactó con las autoridades paraguayas, centrando los esfuerzos en localizar a los miembros de la organización criminal en ambos países. Cuando las víctimas pagaban la deuda recibían instrucciones para el viaje sobre cómo comportarse ante la presencia policial, cómo vestirse y qué responder a las preguntas en los controles fronterizos, a fin de simular ser turistas y poder cruzar la frontera. Las víctimas debían ejercer la prostitución bajo fuertes amenazas.

Les advertían de que tenían una deuda de 3. Residían en el club y tenían prohibido abandonarlo sin el consentimiento de los explotadores.

prostitutas cuenca trata de prostitutas Flores se jacta de que en la puerta hay un cartel en el que se lee: Instrucciones de comportamiento Cuando las víctimas pagaban la deuda recibían instrucciones para prostitutas en cieza prostitutas a domicilo viaje sobre cómo comportarse ante la presencia policial, cómo vestirse y qué responder a las preguntas en los controles fronterizos, a fin de simular ser turistas y poder cruzar la frontera. Las nuevas matrículas europeas, que ocultan la procedencia de los vehículos, han ayudado a preservar la intimidad de los clientes. La operación se efectuó en dos fases. Se formó en el lugar alguna que otra pareja que vive en la localidad. Llegaban a firmar un documento de reconocimiento de deuda con los criminales asentados en Paraguay.